fbpx
Jornadas IATI de los grandes viajes (#iatiJGV)

20 meses en pareja por Asia, Oceanía y América

Martes 07 de Mayo de 2019
20:00 a 20:45 horas

Jorge Juan-Creix y Jenifer Cando


Esta pareja de aventureros decidió un buen día de febrero de 2017, en un ataque de cordura, hacerse el mayor regalo que podían imaginar: el mundo. Cumplir un sueño que sabía a aventura y olía a lugares lejanos. Ese sueño los llevó a recorrer 15 países de 3 continentes durante 20 meses. Así recorrieron sin prisas Sri Lanka, Nepal, India, Indonesia, Singapur, Myanmar, Filipinas, Malasia, Nueva Zelanda, Argentina, Chile, Bolivia, Perú, Ecuador y Colombia.
Para ello emplearon todo tipo de transportes de lo más variopinto: autobuses locales cochambrosos con cabras en el techo, trenes de más de 30 horas, un tuktuk propio, varias motocicletas, vivieron 2 meses en un coche, caminando largas distancias, autostop, mototaxis, jeepneys, barcos en los que durmieron en la cubierta durante toda una noche acompañados de cerdos, caballos y gallinas, kayaks, canoas…

Para ellos la aventura es cultura y una gran maestra. Les gusta pasar un poco de miedo, frío o llenarse de barro de vez en cuando. Sentirse vivos. Por eso practican deportes de aventura: trekking, espeleología, barranquismo, escalada, kayak… Aman los trekkings y recorren las montañas de todo el mundo haciendo travesías de varios días o semanas.

Persiguen la vida simple. Las cosas sencillas pero intensas. Comida, agua, fuego, viento, aire (siempre libre), el cielo, el mar, un río… Por eso prefieren una minúscula tienda de campaña a una enorme cama de matrimonio. Y eso se refleja en su estilo de viaje. Siempre intentan alejarse de los hoteles y acercarse a las personas y la naturaleza.

Todo esto les llevó a recorrer los Annapurnas en Nepal durante 25 días seguidos caminando. Ahí protagonizaron el rescate de una chica indonesia que se había perdido a más de 4.000 m de altitud. Meses después descubrirían, al recibir la invitación para un boda musulmana en Indonesia, que el novio de esa chica, al pensar que la había perdido para siempre se dio cuenta de lo mucho que la quería, estalló en lágrimas al recuperarla y le pidió matrimonio ese mismo día. Les dijeron que esa boda no hubiera existido sin su ayuda.

Durante un trekking de 3 días por la selva de Chitwan, hogar del tigre de Bengala, y con la única compañía de un guía armado con un palo de bambú, tuvieron que subirse corriendo a un árbol para evitar el ataque de un rinoceronte.

Convivieron con más de 40 macacos y langures que cuidaron durante un mes y medio en un centro de rescate de primates en India.

Conocieron a los “guardianes del coral” en la isla de Sumbawa y les ayudaron a trasplantar corales rotos sumergiéndose a pulmón para tratar de recuperar los arrecifes que peligran.

Recorrieron durante 2 meses en moto y precarios ferris llenos de animales 5 islas de Indonesia hasta llegar a la isla de Sumba, una de las más pobres y olvidadas por el gobierno de Yakarta. Quizás por eso, sus habitantes se resisten a abandonar su ancestral modo de vida. Un lugar con aldeas formadas por casas hechas de madera y paja, donde viven aún en la edad de bronce. Durmieron 2 días con ellos compartiendo cabaña, aunque para ello tuvieron que aprender indonesio para comunicarse y se plantearon comprar un machete para defenderse de las hostilidades que encontraron.

Siguieron su viaje y recibieron la hospitalidad de los monjes budistas en monasterios de las montañas de Myanmar. En Nueva Zelanda vivieron durante 2 meses en un coche familiar durmiendo en un colchón e impregnándose de la naturaleza virgen y realizando varías travesías a pie, en kayak y en canoa. Recorrieron la Ruta 40 y la Carretera Austral de la Patagonia Argentina y Chilena haciendo autostop y disfrutando de la infinita hospitalidad de su gente. Se embarcaron en una travesía de 12 días a pie en autosuficiencia a más de 4.000 m de altitud y con noches a temperaturas inferiores a los -10ºC por la remota cordillera peruana de Huayhuash.

A medida que pasaba el viaje lo que buscaban no era añadir cosas sino el placer y la profundidad de “quitar cosas”. Y la selva de la Alta Amazonía ecuatoriana supo dárselo. Convivieron con una comunidad indígena Achuar aislada durante más de un mes y medio en la experiencia que fue la más pura, intensa y salvaje de su viaje. Un mes y medio sin electricidad, agua corriente, coches, dinero, teléfonos, WiFi… Ahí descubrieron que todas esas comodidades tienen un precio y problemas asociados que normalmente no vemos. Y liberarse de ello fue revelador. Se integraron con ellos y forjaron un vínculo inquebrantable llegando a ser profesores de su escuela y musicaron con su guitarra la campaña electoral de un político pro-indígena. Una forma de vida ancestral en la que participaron en sus ceremonias, formaron parte de su vida comunitaria (despejando sus caminos a machete por ejemplo) y comieron lo que se cazaba (mono, tapir, tortuga, larvas…) perdiendo varios kilos, pero ganando grandes amigos que cambiaron su visión del mundo y de su vida para siempre.

Cuando salieron en ruta pensaban que iban a dar la vuelta al mundo pero finalmente fue el mundo quien les dio la vuelta a ellos. Ahora sienten que ese gran viaje les ha cambiado tanto que por fin se reconocen. Ha supuesto un vuelco tan importante en sus vidas que ya no conciben la vida sin viaje. Casi 2 años en ruta les hizo replantearse su escala de valores y ser conscientes que querían aprovechar bien el mayor tesoro que tenemos: el tiempo, invertirlo en algo que los haga felices y que haga felices a los demás.

Por eso ahora se dedican a mostrar el mundo a otra gente organizando viajes de aventura en grupo y asesorando a otros viajeros que quieren vivir aventuras y descubrir este mundo inabarcable a través de su proyecto “Montañeros Viajeros”.



Jorge y Jeni son una pareja de Barcelona que cruzaron sus caminos hace 12 años… aunque reconocen que en sus casi 2 años de vuelta al mundo fue cuando mejor se conocieron.
Siempre les había gustado viajar y explorar el mundo juntos en busca de su naturaleza increíble haciendo lo que les apasiona: los deportes de montaña y la vida simple en tienda de campaña o furgoneta. Pero se dieron cuenta de que se tenían que volver de sus viajes cuando más estaban disfrutando y aprendiendo.
En febrero de 2017 encontraron una solución simple (que no sencilla): no comprar ese billete de vuelta traicionero. Así comenzó su vuelta al mundo que les llevó durante 20 meses a recorrer Asia, Oceanía y América.
Él era Ingeniero Industrial especializado en Energías Renovables porque le gustaba que su trabajo contribuyera a preservar este planeta. Ella trabajaba como maestra de escuela porque le encanta ayudar y participar en el aprendizaje de los niños donde ella enseñaba, pero también aprendía mucho de ellos.
Su gran viaje les hizo replantearse su escala de valores y ser conscientes que querían aprovechar bien el mayor tesoro que tenemos: el tiempo. Invertirlo en algo que les haga felices y que haga felices a los demás.
Por eso ahora se dedican a mostrar el mundo a otra gente organizando viajes de aventura en grupo y asesorando a otros viajeros que quieren vivir aventuras y descubrir este mundo inabarcable y fascinante a través de su proyecto “Montañeros Viajeros” (montanerosviajeros.com).


Más información